Depósitos pintados

Se utilizan en la mayoría de casos en los que no están expuesto a condiciones climáticas extremas y donde un aire absolutamente limpio no es un requisito fundamental. La pintura ayuda a proteger contra la corrosión.

Depósitos galvanizados

Se utilizan para proteger el acero contra la corrosión. El proceso en sí es muy simple, el depósito se sumerge por completo en un baño líquido de zinc. Como resultado, se adhiere perfectamente un revestimiento de zinc a toda la superficie del depósito, lo que garantiza una protección total del acero.

Depósitos vitrificados (Vitroflex)

Con esmalte vítreo, lo que los hace resistentes al agua y al vapor. La total fiabilidad de este tipo de tratamiento es el resultado de la composición inorgánica y el enlace que se crea entre el esmalte y la superficie de metal. Tras hornearse a 850 °C, el esmalte deja de absorber agua y protege totalmente el depósito de la corrosión.

Estabilización de la presión

Favorable para las herramientas neumáticas que utilizan el aire comprimido

Almacenamiento

Solución de almacenamiento para hacer frente o gestionar un elevado consumo de aire

Mejora de la vida útil, la fiabilidad y la funcionalidad de su compresor

  • Reducción de las pulsaciones
  • Reducción de la velocidad
  • Reducción de la temperatura
  • Separación de condensado

Descargue nuestro catálogo

  • Depósitos de aire - Características e información técnica 1.7 MB, PDF
  • Depósitos aire comprimido - Modelos y tarifas 156.7 kB, PDF

Enlaces relacionados