Mejore la calidad y la productividad

  • Purifique el aire eliminando contaminantes de aceite y polvo
  • Mayor calidad del producto final
  • Incremente su productividad global

Ahorre costes

  • Prolongue la vida útil de su proceso
  • Reduzca el tiempo de parada potencial
  • Mantenimiento anual para garantizar un funcionamiento óptimo

Sencillez de instalación y manejo

  • Compatibles con cualquier tecnología de compresión
  • Instalación rápida, incluso en una red existente
  • Indicador de caída de presión opcional que avisa sobre la sustitución del cartucho
  • No se necesita suministro eléctrico

Consideraciones importantes

  1. En función de la aplicación, cada punto de uso en el sistema puede requerir una calidad diferente del aire comprimido.
  2. Asegúrese de que el equipo de purificación que seleccione proporcionará realmente la pureza del aire necesaria de acuerdo con las clasificaciones de la tabla ISO 8573-1:2010.
  3. Cuando compare filtros, asegúrese de que se hayan probado de acuerdo con las normas de las series ISO 8573 e ISO 12500.
  4. Cuando compare diferentes soluciones de filtración, es crucial que recuerde que la capacidad de un filtro depende mucho de las condiciones de aspiración.
  5. Al considerar el coste operativo de los filtros de aceite coalescentes, compare solamente la presión húmeda saturada inicial. El motivo es que la pérdida de presión seca no es representativa del rendimiento en un sistema de aire comprimido normalmente húmedo.
  6. Por otra parte, para los filtros de polvo cabe esperar que la caída de presión aumente con el tiempo. Una caída de presión inicialmente baja no significa que seguirá siendo baja durante toda la vida útil del cartucho.
  7. Considere el coste de propiedad total del equipo de purificación (coste de compra, coste operativo y de mantenimiento).

Ver modelos y tarifas

  • Filtros de aire - Características e información técnica 2.5 MB, PDF
  • Filtros y accesorios - Modelos y tarifas 421.1 kB, PDF