Filtrado del aire comprimido

Instalando filtros en el sistema de aire comprimido se pueden minimizar los contaminantes hasta un nivel aceptable para el aire de trabajo, o eliminarlos completamente, si es necesario. Usamos principalmente tres métodos para filtrar el aire y el gas comprimido.

Filtración de superficie

filtración de superficie

La filtración de superficie separa las partículas.

Un filtro de superficie actúa como un tamiz. Las partículas de mayor tamaño que los orificios del cartucho se adhieren a la superficie, mientras que las partículas más pequeñas la atraviesan. Ajustando los orificios del material filtrante, se puede determinar la capacidad del filtro para separar partículas hasta un determinado tamaño.


Cuando los orificios del filtro se obstruyen, se produce una caída de presión y se debe limpiar o cambiar el cartucho. El material de un filtro de superficie puede ser fibras de celulosa, polietileno o metal sinterizado.


Ver los diferentes filtros disponibles de PUSKA.


Filtración con carbón activo

filtro carbon activo para aceite y gases

Los filtros de carbón eliminan el vapor de aceite y los gases

Al filtrar a través de un lecho de carbón activo, se absorben tanto los vapores de aceite como determinados gases. El aire comprimido es, pues, inodoro e insípido.


Normalmente, el carbón activo de un cartucho absorbe aceite hasta aproximadamente el 15% del peso del carbón antes de su saturación. Cuando el carbón está saturado, se sustituye el elemento filtrante.


Este tipo de filtro debe estar siempre precedido de un filtro de profundidad donde se separe cualquier gotita de aceite. Antes de su filtración a través de carbón activo, el aire comprimido también se debe secar con un equipo de secado.


Ver los diferentes filtros disponibles de PUSKA.


Filtración en profundidad

filtro profundidad elimina aceite y particulas

Los filtros de profundidad eliminan el aceite y las partículas

La filtración en profundidad separa el aceite y las partículas del aire comprimido a través de un filtro de fibras de vidrio. Las gotitas de aceite quedan atrapadas en las fibras y se vacían a través de una válvula de drenaje en la parte inferior de la carcasa del filtro.


Las partículas sólidas quedan retenidas entre las fibras.


Cuando el material filtrante está saturado de contaminantes, se produce una caída de presión en el filtro y se debe cambiar el cartucho. El filtro separa el aceite más eficazmente cuando el aire tiene una baja temperatura (+20°C o menos) y cuando su velocidad a través del filtro es correcta.


Ver los diferentes filtros disponibles de PUSKA.