reparación coche taller

Presupuestos y consumos del aire comprimido

Guía del aire comprimido

La presión correcta es importante

Las herramientas neumáticas de la industria se fabrican generalmente para una presión de trabajo de 6 bar. La presión de trabajo del compresor debe ser ligeramente superior para compensar las pérdidas de presión en el recorrido hasta la herramienta.

La caída de presión tiene un impacto importante en el rendimiento de las herramientas. Si la presión que recibe un taladro, por ejemplo, desciende de 6 a 5 bar, su capacidad se reducirá alrededor de un 25% y se prolongará el tiempo para realizar el mismo trabajo.

Tampoco es bueno que el aire que reciben las herramientas tenga una presión demasiado alta. Un aumento de presión de 6 a 9 bar incrementa en un 50% la potencia de una llave neumática, pero también se produce una sobrecarga del 50%. Esta sobrecarga daña la herramienta y acorta su vida útil.

Al aumentar la presión de trabajo, también aumenta el consumo de aire comprimido y los costes de energía.

¡El aire comprimido seco es económico!

Un compresor sin secador suministra aire comprimido a la red con una humedad relativa del 100% y, consecuentemente, con un punto de rocío igual que la temperatura del aire comprimido.

Por cada grado de caída de temperatura en la red, se precipitará una determinada cantidad de agua condensada que producirá corrosión en las tuberías y en la maquinaria.

Por tanto, también es necesario un mantenimiento continuo del separador de agua y de los filtros. En caso contrario, también aumentará el desgaste de las herramientas neumáticas.

Un secador de aire PUSKA elimina estos problemas y los correspondientes costes adicionales.

Consumo de aire comprimido por algunas herramientas neumáticas

El consumo de aire de una máquina neumática aumenta con la presión.

Equipo Consumo de aire comprimido l/min Factor de utilización de la compañía
    Fabricación Centro de servicio
Taladro 10 mm 500 0,2 0,1
Amoladora angular 5" 900 0,2 0,2
Amoladora angular 7" 1600 0,1 0,1
Pulidora 900 0,1 0,2
Llave de impacto 1/2" 450 0,2 0,1
Llave de impacto 1" 800 0,2 0,1
Cincelador 400 0,1 0,05
Barnizadora 500 0,2 0,3
Limpiador a presión 350 0,05 0,05
Pistola de pintar 300 0,6 0,1
Pequeño limpiador a presión 300 0,1 0,2
Chorreo de arena 6 mm 2000 0,6 0,1
Chorreo de arena 8 mm 3500 0,6 0,1
Máscara respiratoria, trabajo ligero 50 0,6 0,2
Máscara respiratoria, trabajo pesado 200 0,6 0,2
Elevador (coche) 180 0,2 0,1
Elevador (bus/camión) 300 0,3 0,2
Puertas neumáticas 60 0,4 0,2
Pistola de soplado 90 0,2 0,1
Frenómetro 120 0,2 0,1
Aspirador industrial 180 0,2 0,1
Clavadora (2 bar ) 60 0,2 0,1
Clavadora (3,5 bar) 120 0,2 0,1
Pistola de engrasar / petrolear 120 0,2 0,1
Desmontadora de ruedas 30 0,3 0,2
Carraca (3/8”) 150 0,2 0,1
Carraca (3/4”) 210 0,2 0,1
Inflado de los neumáticos (coche) 60 0,3 0,2
Limpiadora de caja de cambios 90 0,2 0,1
Máquina de pintura industrial 600 0,3 0,2
Martillo pisón pequeño 90 0,2 0,1
Martillo pisón grande 300 0,2 0,1
Martillo perforador (medio) 3840 0,3 0,2

Durante una vida útil teórica de 10 años de un compresor, el coste del aire comprimido se distribuye aproximadamente de la siguiente manera.

Examinaremos primero el coste energético total. Cada unidad del sistema de aire comprimido consume energía directa o indirectamente debido a la caída de presión. Esta pérdida se debe compensar aumentando la presión de cada compresor, con un mayor gasto energético como resultado.

Por cada incremento de 0,1 bar en la presión de un compresor, el consumo de energía aumenta aproximadamente un 0,7%.

Porcentajes coste del aire comprimido

Para lograr el menor consumo de energía posible, considera lo siguiente:

  • Elige un depósito de aire del mayor tamaño posible considerando su volumen y el espacio disponible. Un mínimo del 20-30% del caudal máximo capaz de ser generado por el compresor (en l/min) suele ser una buena elección. Ejemplo: compresor de 15 kw genera 2000 l/min instalaremos un depósito de al menos 400 a 600 litros.
  • Ajusta la presión de trabajo del compresor al valor más bajo posible.
  • Dimensiona el equipo auxiliar, como los secadores y los filtros, de manera que se produzca una mínima caída de presión.
  • Dimensiona las tuberías de aire comprimido para evitar una caída de presión excesiva (ver caudal de aire a través de tubos y tuberías).
  • Cambia los filtros periódicamente para minimizar las pérdidas de presión.
  • Comprueba el sistema de aire comprimido con regularidad para detectar fugas. Repara inmediatamente las tuberías, mangueras y conexiones con fugas.
  • Aprovecha cualquier posibilidad de recuperación de calor del compresor (ver el capítulo sobre recuperación de energía).
  • Invierte en una automatización moderna que adapte el ciclo de trabajo del compresor en función de la demanda de aire comprimido.
  • Reduce el consumo de aire comprimido instalando un ciclo de ahorro automático del secador de adsorción (si la instalación está equipada con dicho secador).

Consejos del aire a comprimir

El aire de entrada de un compresor debe estar libre de partículas y contaminantes gaseosos.

Recuerda que el aire ambiental puede contener hidrocarburos, por ejemplo, gases de escape de los vehículos. Cuando se comprimen con el aire en el compresor, la concentración de gases tóxicos es mortífera si el aire comprimido se usa como aire respirable.

Por tanto, sitúa la entrada de aire de la sala de compresores en un lugar donde el aire sea limpio e instala un filtro de polvo.

Además el aire de entrada debe ser lo más frío posible.

Compresores y productos relacionados

Soluciones de aire comprimido PUSKA